FANDOM


La razón principal de esta contienda fue el disgusto de Gea por el cruel castigo a los Titanes y el cambio en el comportamiento de los Olímpicos que se volvieron soberbios y no le rendían el debido culto. Así decidió ayudar a sus hijos más jóvenes, los Gigantes, para que tomaran el poder. Los Gigantes, que nacieron de la sangre de Urano, eran enormes seres con colas de reptil y con serpientes en lugar de cabellos, pero no eran inmortales. Comenzaron la guerra y nuevamente la tierra se convirtió en un infierno.

Los Gigantes lanzaron al cielo tizones encendidos y una lluvia de piedras, el mar hirvió, las montañas se desplazaron, las islas se hundieron y los ríos cambiaron su cauce.

Los Olímpicos combatieron con todas sus fuerzas, Poseidón levantó una isla entera, Nísiro, y aplastó con ella al gigante Polibotes. Atenea, que salió de la cabeza de Zeus en un momento de la guerra, exterminó al gigante Palante y con su piel confeccionó el escudo que la hacía invulnerable.

Expulsó a Encélado y arrojó Sicilia encima de él, siendo las explosiones del volcán Etna los estertores del gigante. El conflicto duró años y las agitaciones geológicas no tenían fin, hasta que Zeus recibió un oráculo que decía que sólo vencería si luchaba a su luado un mortal.

Así alistó en su ejército a su amado hijo, el héroe Heracles.

Luchando los Olímpicos con él, consiguieron aniquilar poco a poco a los gigantes. Gea intentó dar a los gigantes un hierba que los hacía invulnerables, pero Zeus co nsiguió robarla antes de que pudiera entregársela. De esta forma, vencen los Olímpicos, consolidan su reinado y reconstruyen sus palacios en la contienda.